Protocolo de Vigilancia Epidemiológica

Icono IDevice Actividad de Lectura

Protocolo de Vigilancia Epidemiológica

Hepatitis vírica A (CIE-10 b15)[1]

Descripción del evento

 

Enfermedad viral de inicio repentino, caracterizado por fiebre, malestar general, anorexia, náusea y molestias abdominales, seguidas en pocos días de ictericia. La enfermedad varía de asintomática, o forma leve que dura de una a dos semanas, hasta una forma grave e incapacitante que puede durar varios meses. Dicha patología se presenta especialmente en niños, se diagnostican mediante pruebas de función hepática y aislamiento viral.

 

Aspectos Epidemiológicos

Agente Causal:

Virus de la hepatitis A (VHA)

Reservorio:

Los humanos, y en raras ocasiones otros primates.

Modo de Transmisión:

De una persona a otra por vía fecal oral.

Los brotes que tienen su origen en una fuente común, se deben por lo regular al consumo de agua contaminada; alimentos contaminados por manipuladores infectados o manipuladas después de su cocimiento, y a la ingestión de mariscos crudos o mal cocidos. Capturados en aguas contaminadas, hortalizas y rutas contaminadas.

Período de incubación:

De 15 a 50 días, dependiendo del inóculo, el promedio es de 28 a 30 días.

Período de transmisibilidad:

Los estudios de transmisión en humanos indican que la infectividad máxima ocurre durante la segunda mitad del período de incubación y continúa algunos días después del inicio de la ictericia. Probablemente la mayor parte de los casos no sean infecciosos después de la primera semana de ictericia.

Susceptibilidad y resistencia:

La susceptibilidad es general. Las infecciones leves y anictéricas pueden ser comunes. La inmunidad homóloga después de la infección posiblemente dura toda la vida.

Distribución de la enfermedad:

Su distribución es universal, su comportamiento es similar al del resto de las enfermedades transitadas por alimentos y agua: marcados incrementos a partir del inicio de la época lluviosa con descenso al final de esta. El 75% de los casos se presentan en los menores de 10 años, reportándose 4,574 casos al año en el último quinquenio, a nivel del país.

Vigilancia Epidemiológica

Tipos de Vigilancia

Vigilancia Pasiva:

Se refiere a todos los casos atendidos por demanda en los servicios de salud del país que cumplen con la definición de caso sospechosos de hepatitis A.

Vigilancia Activa:

Se hará en presencia de casos sospechosos y brotes, incremento en la notificación de casos o defunción por hepatitis, el personal de los servicios locales de salud realizará búsqueda activa de casos y toma de muestras en coordinación con el laboratorio para su confirmación, tomando en cuenta el número de muestras a procesar acorde a su capacidad de respuesta.

Definiciones de caso

Caso sospechoso:

Persona de cualquier edad que presente fiebre de inicio repentino e ictericia (color amarillo en piel y/u ojos que puede ir acompañado de náuseas y/o vómitos, anorexia, malestar general, orina oscura, dolor en costado derecho.

Caso confirmado:

Todo caso sospechosos que sea confirmado por laboratorio (IgM anti VHA)

Caso confirmado por nexo epidemiológico:

Compatible con la definición de caso y tiene relación con caso confirmado por el laboratorio de referencia (IgM anti hepatitis A)

Defunción por hepatitis A:

Caso de hepatitis A confirmado por laboratorio o nexo epidemiológico que fallece durante la enfermedad.

 



[1] Tomado con fines docentes, del Manual de de Normas y Procedimientos del Sistema Nacional de Vigilancia epidemiológica de  Guatemala. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social. Centro Nacional de Epidemiología. Guatemala, 2007.